Gestión de clientes, el gran momento para un UX UI Designer
UX UI

Gestión de clientes, el gran momento para un UX UI Designer

21/4/2022

Diseñadores vs clientes, una lucha sin cuartel que se lleva a cabo en el 99.99% de los casos y que requiere de una capacidad casi mística en la gestión de clientes por parte del UX UI Designer. Bueno, en realidad no es para tanto, pero sí es cierto que es importante saber de qué manera podemos llegar a acuerdos para que el proyecto no se vea perjudicado a nivel usabilidad y que nuestro cliente esté encantado con nosotros ¡Vamos a verlo!

En un sector como el de UX UI Product Design, una de las cosas que nos cuestionamos constantemente es: “¿Qué hago cuando un cliente me pide que haga algo que sé que va contra el usuario?”.

Pues, lo primero que te recomendamos es respirar hondo y mantener tu mejor sonrisa, porque lo habitual es que la mayoría de las personas que aportan sugerencias lo hagan con toda su buena intención pero con un gran desconocimiento en cuanto a diseño.

Además, no podemos olvidar que esa opinión y ese gusto determinado es el de la persona que paga y por tanto, se verá en todo su derecho a exigir determinadas cosas. Aquí es cuando debemos desplegar todo nuestro arsenal seductor profesional y argumentar los motivos por los que, quizá, aunque pueda quedar precioso, no resulta positivo para lo que se está buscando.

Mejoras web, llega el enfrentamiento

Igual estamos exagerando un poquito, por eso de darle literatura al asunto. Este es probablemente el punto más importante: No es una guerra, no eres tú contra el cliente. Tenlo claro, ofreces un servicio que otro necesita. Conoces cómo funciona y qué debe hacerse, la persona que te contrata, no. Así que, no te lo tomes como algo personal, la empresa que requiere de tus servicios necesita solucionar un problema, estás para eso. Deja tu ego a un lado y explica, como lo haría cualquier otro profesional, los motivos por los que deben tomarse unas decisiones y no otras, etc.

Y no nos vamos a engañar, como todo en esta vida, el éxito a nivel mental, laboral… está en la capacidad para encontrar un equilibrio.

La marca, la empresa o el negocio que requiera de tus servicios, siempre va querer el pack de las tres B: bueno, bonito y barato. Pedirá que las métricas de negocio sean las mejores: subida de ingresos, más usuarios, mejor tasa de conversión, mayor fidelización, mejora en la imagen de marca… Así que, si sabes idiomas, este es otro de los que debes añadir a la lista: “el idioma del cliente”.

Y sí, aquí es donde está el meollo de la cuestión: ¿Cómo?

Pues con paciencia y con una clave: Hacer siempre las preguntas adecuadas, de esa manera conseguiremos las respuestas correctas, concretas y se establecerá una mejor comunicación entre ambos.

Muchas veces, se hacen peticiones que no siempre tienen que ver con lo que realmente quiere el cliente. En la mayoría de las ocasiones porque, como decíamos antes, no sabe cómo funcionan las cosas y solo se trata de desconocimiento a la hora de solicitarlas, confundiendo términos, incluso objetivos. 

La propuesta sobre la mesa de una idea puede ser, sencillamente, porque no tiene más. Si se ofrece otra cosa con el mismo objetivo y resultados, incluso mejores de los que en principio plantea el cliente, seguro que todo va sobre ruedas.

Si en el inicio de cada proyecto somos capaces de ponernos en el lado del cliente, será mucho más sencillo hacer nuestro trabajo sin entrar en conflicto.

La clave en la gestión de la experiencia del cliente: la argumentación

Necesitamos ser pedagógicos a la hora de argumentar nuestros planteamientos. No importa si estos son a favor o en contra: explicar por qué X no funcionará y por qué se debería probar Y para poder conseguir el objetivo que nos hemos marcado.

Algo que siempre funciona muy bien en este sentido son los test A/B en el que se puede mostrar la manera en la que funciona la propuesta directa del cliente y la que tú, como Product Designer consideras que es la más beneficiosa. Pero cuidado, nunca debes infravalorar las ideas que aporten otros y con el test, puedes comprobar que también estabas equivocado. En caso contrario, si ven que “empíricamente” tienes razón, seguro que comenzarán a escuchar con mucha más atención todas tus propuestas.

De alguna manera, el sector del UX UI Product Design tiene un punto de pedagogía sobre diseño y experiencia de usuario. En ocasiones, es posible que resulte algo cansado, pero nadie que no se dedique a esto está obligado a saber, por eso, explicarlo y que se entienda qué haces, te servirá de gran ayuda.

La capacidad de escucha es imprescindible

En cualquier caso, siempre debes tener una premisa clara: Nunca debes hacer algo (por mucho que el cliente lo pida) que vaya en contra de los usuarios. Tarde o temprano esto irá contra la marca y… ¿Adivina a quién van a echarle la culpa? Trabajar con honestidad es, probablemente, una de las cosas que mejor nos harán dormir por la noche y, sobre todo, nos definirá como profesionales.

Ojo, nadie dice que sea fácil pero, desde The Bridge, te aseguramos que si has decidido formar parte de un sector tan especial y con tantas cosas que ofrecer, pagar el peaje de la gestión de clientes, tampoco es para tanto. Tener una buena capacidad de escucha y ser paciente, te ayudará.

No te frustres si alguien te pide “pruebas” de lo que le estás diciendo, otros no las necesitarán y sencillamente confiarán en ti. En cualquier caso, ambos comportamientos son lógicos, es su dinero y su empresa la que está en juego. 

Curioso el mundo del Product Design, ¿verdad? Pues si te interesa tanto como para lanzarte a una carrera profesional, no sigas dándole vueltas. Te esperamos en el bootcamp UX UI Product Design en The Bridge.

Covadonga Carrasco
También te puede interesar...